bookmate game

Josefina Vicens

  • Miriam Carrilloje citiralaпрошле године
    uso la palabra perdonar en el mismo sentido que la usaría un fruto cuando inevitablemente, a pesar de sí mismo, se pudriera
  • Rebeca Jared Medina Gonzálezje citiraoпре 10 месеци
    Esa misma noche, cuando todos se acostaron, salí de casa. La playa estaba solitaria y oscura. Me tendí en la arena.

    Sollocé inconsolable por lo que se me moría, antes de vivirlo. Sin saberlo, creyendo que lloraba por mí, en realidad lloraba por los dos más agrios dolores del hombre: el amor y el adiós.

    No lloraba por mi, por ti.. sin saberlo, lloraba por los más agrios dolores del hombre: el amor y el adiós.

  • Las hojas de la nocheje citiralaпре 2 године
    Es decir, que nada es fijo ni permanece inmóvil en el trémulo corazón del hombre.
  • Santiago Romeroje citiraoпре 9 месеци
    Creo que los que saben que nada tienen lo tienen todo: la soledad compartida, la fraternidad en el desamparo, la lucha y la búsqueda.
  • Santiago Romeroje citiraoпре 9 месеци
    No escribir. Nada más. No escribir. Ésa es la fórmula. Y levantarme ahora mismo, lavarme las manos y huir. ¿Por qué digo huir? Simplemente irme. Tengo que ser sencillo. Debo irme. Así no tengo que explicar nada. Debo poner un punto y levantarme. Nada más. Un punto común y corriente, que no parezca el último. Disfrazar el punto final. Sí, eso es. Aquí.
  • Santiago Romeroje citiraoпре 9 месеци
    Entonces me da miedo hablar. Quisiera que bastara con acercarme a ella y mirarla profundamente. ¡Las palabras!
  • Santiago Romeroje citiraoпре 9 месеци
    Yo pretendo escribir algo que interese a todos. ¿Cómo diría? No usar la voz íntima, sino el gran rumor.
  • Santiago Romeroje citiraoпре 9 месеци
    Escribir es decir a otros, porque para decirse a uno mismo basta un intenso pensamiento y un distraído susurro entre los labios.
  • Santiago Romeroje citiraoпре 9 месеци
    mi mujer guarda las cosas más inverosímiles, las que parece que jamás han de servir para nada y que, no obstante, sirven siempre. Las esposas de los hombres pobres son un poco mágicas.
  • Santiago Romeroje citiraoпре 9 месеци
    Sé que muchas gentes prosperan: gente ambiciosa y capaz. Pero realmente, yo no sé cómo lo consiguen. No tengo ninguna idea de los negocios. Nada percibo de ellos. El comercio, aun el más lícito, me da vergüenza.
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)