es
besplatno
Joseph Conrad

El corazón de las tinieblas

  • Emanuel Valerioje citiraoпре 7 година
    La luna extendía sobre todas las cosas una fina capa de plata, sobre la fresca hierba, sobre el muro de vegetación que se elevaba a una altura mayor que el muro de un templo, sobre el gran río, que resplandecía mientras corría anchurosamente sin un murmullo. Todo aquello era grandioso, esperanzador, mudo, mientras aquel hombre charlaba banalmente sobre sí mismo.
  • Kerenje citiralaпре 7 месеци
    Me encontré una vez más en la ciudad sepulcral, sin poder tolerar la contemplación de la gente que se apresuraba por las calles para extraer unos de otros un poco de dinero, para devorar su infame comida, para tragar su cerveza malsana, para soñar sus sueños insignificantes y torpes.
  • Kerenje citiralaпре 7 месеци
    La mente del hombre es capaz de todo, porque todo está en ella, tanto el pasado como el futuro.
  • Kerenje citiralaпре 7 месеци
    Prefiero ser perezoso y pensar en las bellas cosas que pueden hacerse. No me gusta el trabajo, a ningún hombre le gusta, pero me gusta lo que hay en el trabajo, la ocasión de encontrarse a sí mismo. La propia realidad, eso que sólo uno conoce y no los demás, que ningún otro hombre puede conocer.
  • Kerenje citiralaпре 7 месеци
    ' '¿Es usted alienista?', lo interrumpí. 'Todo médico debería serlo un poco', respondió aquel tipo original con tono imperturbable.
  • Kerenje citiralaпре 7 месеци
    la fuerza no es sino una casualidad nacida de la debilidad de los otros
  • fiorellacamachomoraje citiraoпре 8 месеци
    Marlow no era un típico hombre de mar (si se exceptúa su afición a relatar historias)
  • fiorellacamachomoraje citiraoпре 8 месеци
    Marlow, sentado a babor con las piernas cruzadas, apoyaba la espalda en el palo de mesana. Tenía las mejillas hundidas, la tez amarillenta, la espalda erguida, el aspecto ascético; con los brazos caídos, vueltas las manos hacia afuera, parecía un ídolo.
  • fiorellacamachomoraje citiraoпре 8 месеци
    capitán era sueco, y cuando supo que yo era marino me invitó a subir al puente. Era un joven delgado, rubio y lento, con una cabellera y porte desaliñados.
  • fiorellacamachomoraje citiraoпре 8 месеци
    el gran hombre en persona.

    Tenía seis pies y medio de estatura,
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)