León Tolstoi

Ana Karenina

    Edith Calderónje citiraoпре 3 сата
    –Me da usted asco, me repugna usted –gritó Dolly, cada vez más agitada–. ¡Sus lágrimas son agua pura! ¡Jamás me ha amado usted! ¡No sabe lo que es nobleza ni sentimiento!... Le veo a usted como a un extraño, sí, como a un extraño
    Juan Guillermo Maya Arangoje citiraoпрекјуче
    –No me refiero a eso –repuso Levin
    Ale Vvdje citiraoпре 3 дана
    «Si algo me inquieta, tengo la razón para librarme de ello; es decir, debo librarme. ¿Y por qué no he de poder apagar la luz cuando ya no hay nada que mirar, cuando sólo siento asco de todo? Y ¿por qué ese conductor corre por este estribo? ¿Por qué están gritando esos jóvenes del vagón de al lado?
    ¿Por qué hablan? ¿Por qué ríen? Todo eso es mentira, engaño, maldad».
    Juan Guillermo Maya Arangoje citiraoпре 4 дана
    Vengo a buscarte. Tu aseo ha durado hoy mucho ––dijo Petrizky–. ¿Qué? ¿Has terminado?
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    Le asombró al principio la manifestación de que la comprensión de las verdades teológicas no está concedida al hombre, sino a la unión de hombres reunidos por el amor, esto es, a la Iglesia
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    Era como un hombre que en tiendas de juguetes y almace­nes de armas buscase alimentos.
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    que todos ignoraban, y que ella, su propia madre, sólo había lle­gado a saber gracias a él
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    Si al menos mandara Dios una lluvia
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    No tengo, pues, derecho a resolver la cuestión de las relaciones de otras doctrinas con la Divinidad.»
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    » Pero a partir de hoy mi vida, toda mi vida, independiente­mente de lo que pueda pasar, no será ya irrazonable, no care­cerá de sentido como hasta ahora, sino que en todos y en cada uno de sus momentos poseerá el sentido indudable del bien, que yo soy dueño de infundir en ella
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    «No, no debo hablarle» , pensó, cuando Kitty pasó delante de él. « Se trata de un misterio que sólo yo debo conocer y que no puede explicarse con palabras.
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    Levin habría querido decir también que si la opinión pública es un juez impecable, ¿por qué la revolución no era igualmente tan legal como el movimiento en pro de los eslavos?
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    Quien predica la guerra, que vaya en una legión especial, de­lante de todos en los ataques, en los asaltos
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    cuando se trata de asuntos de gobierno, y sobre todo de guerras, todos los ciudadanos deben abdicar de su voluntad personal
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    ‑Mi contestación es la siguiente: la guerra es una cosa tan brutal, feroz y terrible, que no digo ya un cristiano, sino nin­gún hombre puede tomar sobre sí personalmente la responsa­bilidad de empezarla. Sólo el Gobierno puede ocuparse de eso y ser por necesidad arrastrado a la guerra.
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    y con cuidado la pasó de la punta del cuchillo sobre una hoja de olmo
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    Estaba contento de quedarse solo para recobrar la tranquili­dad de su ánimo, que ya se había alterado en aquel corto con­tacto con la realidad.
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    La Iglesia? ¡La Iglesia!», repitió Levin.
    Cambió de postura y, apoyándose en el codo, miró a lo le­jos, más allá del rebaño
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    Dónde lo he recogido? ¿He llegado por el razonamiento a la conclusión de que hay que amar al prójimo y no causarle daño? Me lo dijeron en mi infancia y lo creí, feliz al confir­marme los demás lo que yo sentía en mi alma. ¿
    Ale Vvdje citiraoпре 4 дана
    Y quién me lo descubrió? No lo descubrió la razón. La razón ha descubierto la lucha por la vida y la necesidad de aplastar a cuantos me estorban la satisfacción de mis necesidades.
    »Tal es la deducción de la razón. La razón no ha descu­bierto que se amase al prójimo, porque eso no es razonable.»
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)