El Color Púrpura, Alice Walker
es
Alice Walker

El Color Púrpura

Obavesti me kada knjiga bude dodata
Da biste čitali ovu knjigu otpremite EPUB ili FB2 datoteku na Bookmate. Kako da otpremim knjigu?
andrea
andrea je citiralaпре 2 године
De todos modos, ese Dios al que yo rezaba y al que escribía cartas es un hombre. Y, como todos los hombres, es desconsiderado, olvidadizo e indiferente.
Alaide Mo
Alaide Moje citiralaпре 3 године
Él no quiere una esposa. Él quiere un perro.
Mariana Weasley
Mariana Weasleyje citiralaпре 2 године
¿Quién soy yo para decirle a quién ha de querer? Lo mío es querer y nada más.
Xiimena Castañeda
Xiimena Castañedaje citiralaпре 2 године
Yo creo que estamos aquí para cavilar. Para preguntar. Y que, preguntándonos por las cosas grandes, encontramos respuesta para las pequeñas, casi por casualidad. Pero sobre las grandes te quedas como al principio. Y cuanto más cavilo y me pregunto, más amor siento.
Xiimena Castañeda
Xiimena Castañedaje citiralaпре 2 године
Dios podría oírte. Bueno, que me oiga. Si alguna vez escuchara a las pobres mujeres de color, este mundo sería distinto, puedes estar segura.
Xiimena Castañeda
Xiimena Castañedaje citiralaпре 3 године
Pero ella duro con que tienes que pelear y tienes que pelear. Y yo no sé pelear. Lo único que sé es ir viviendo.
azucena.vgarcia
azucena.vgarciaje citiraoпре 3 месеца
Harpo me dice: ¿Por qué eres tozuda? No me pregunta: ¿Por qué te casaste con él? Eso no lo pregunta nadie.
Belén Sánchez
Belén Sánchezje citiralaпре 4 месеца
¿Qué podía querer?, me pregunto. El pelo, corto y encrespado, porque, desde que Shug me dijo que le gustaba así, dejé de alisármelo. La piel, oscura. La nariz, como tantas. Los labios, unos labios. El cuerpo, acusando la edad como el de cualquiera. Nada especial. Ni rizos color de miel, ni figura graciosa, ni nada que sea joven y fresco. A no ser el corazón, que no para de sangrar.
Belén Sánchez
Belén Sánchezje citiralaпре 5 месеци
Ahora, después de todos estos años pasados en África, concebimos a Dios de otra manera. Más espiritual y más íntima. La mayoría de la gente piensa que Dios tiene que parecerse a algo o a alguien: a una planta para techar las chozas, o a Cristo. Nosotros, no. Y, al no atribuirle una apariencia, nos sentimos libres.
Alexandra Marroquin
Alexandra Marroquinje citiralaпре 5 месеци
vuelve a carraspear y a reír. Fíjate dónde te has sentado. Donde siempre.

Eso es lo malo. ¿Alguna vez has visto a una persona blanca y otra de color sentadas de lado en un coche, a no ser que una de ellas esté enseñando a la otra a conducir o a limpiarlo? Ya bajo del coche y me meto atrá
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
Shug me escribe que vuelve a casa.

Vamos a ver, ¿no es vida esto?

Estoy tan serena.

Si viene, yo feliz. Si no, contenta.

Y entonces caigo en que puede que ésta sea la lección que yo tenía que aprender.
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
En fin, ya sabes lo que pasa. Empiezas haciéndote una pregunta y luego te salen quince. Me preguntaba por qué necesitamos amor. Por qué sufrimos. Por qué somos negros. Por qué somos hombres y mujeres. De dónde vienen realmente los hijos. No tardé en darme cuenta de que no sabía nada. Y, si te preguntas por qué eres negro, hombre o mujer o planta, a b fuerza has de preguntarte por qué estás aquí, sencillamente.

¿Qué crees tú?

Yo creo que estamos aquí para cavilar. Para preguntar. Y que, preguntándonos por las cosas grandes, encontramos respuesta para las pequeñas, casi por casualidad. Pero sobre las grandes te quedas como al principio. Y cuanto más cavilo y me pregunto, más amor siento.
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
Pero, ¿qué ha pasado?, le pregunto. Creí que ya no os hablabais. Oh, es que por fin se le ocurrió preguntar a su mamá por qué entré a trabajar en su casa.

Pero no creo que dure mucho, dice Harpo. Ya las conoces.

¿Lo sabe su familia?, pregunto.

Lo sabe, dice Sofia. Y están como ya te puedes figurar. ¿Cómo puede una mujer blanca trabajar para unos sucios negros, gruñen.

¿Cómo pudo una mujer como Sofia trabajar para la chusma blanca?, pregunta ella.
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
Adam anunció su propósito de casarse con Tashi. Tashi anunció su propósito de no casarse.
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
¿Y qué nombre le pusieron a Adam?

Algo así como Omatangu. Significa hombre que no está desnudo, cercano al primero que hizo Dios que supo lo que era. Porque, antes del primer hombre, hubo otros muchos. Sólo que ésos no sabían que eran hombres. Ya sabes lo que tardan algunos en enterarse de las cosas.
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
Bueno, ya conoces a los negros. No se puede con ellos. No hay quien los gobierne. Todos tienen un rey en el cuerpo.
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
Dicen que, antes de Adán, todos eran negros. Hasta que, un día, una mujer a la que mataron en seguida, trajo al mundo ese niño descolorido. Al principio pensaron que era por algo que la madre había comido. Pero luego nació otro niño blanco y algunas mujeres empezaron a tener gemelos. Y la gente mataba a todos los niños blancos y a los gemelos. Así que Adán ni siquiera fue el primer blanco. Fue sólo el primer blanco al que no mataron. Mr. ——— me mira pensativo. En realidad, si te fijas, no es feo. Y se le está poniendo una cara muy expresiva.

Bueno, le digo, tú ya sabes que, aún hoy, los negros tienen lo que se llama albinos. Pero los blancos nunca han tenido hijos negros si antes no ha habido algún negro de por medio. Y, por aquel entonces, cuando ocurrieron estas cosas, en África no había blancos. Así que cuando los olinkas se enteraron, por los misioneros blancos, de la historia de Adán y Eva y de cómo Dios los echó del Edén, se quedaron muy intrigados, porque después de expulsar de la aldea a los niños olinka blancos no habían vuelto a acordarse del asunto.
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
Y entonces dice algo que me choca, por lo profundo y lo sensato. Cuando se trata de lo que dos personas hacen con su cuerpo, dice, la opinión de cualquiera vale tanto como la mía. Pero si hablamos del amor, ahí no valen opiniones. Porque yo sé lo que es. Yo he amado y he sido amado. Y bendigo a Dios por haberme dado suficientes luces para saber que al amor no hay quien lo pare, por más que algunos gruñan y protesten. No me sorprende que tú quieras a Shug Avery. Yo la he querido toda mi vida.

¿Quién te ha abierto los ojos?

Nadie. La experiencia. Más tarde o más temprano, todos acabamos por tenerla. Para eso, lo único que hay que hacer es ir viviendo.
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
El otro día, Mr. ——— me preguntó por qué quería tanto a Shug. Él dice que la quiere por su clase. Dice que Shug tiene más hombría que muchos hombres. Yo, porque es sincera y leal. Dice lo que piensa, caiga quien caiga, dice él. Shug es de las que pelean. Lo mismo que Sofia. Tiene que vivir su vida y ser ella misma, pese a todo. Mr. ——— piensa que esto es propio de hombres. Pues Harpo no es así, le digo. Ni tú tampoco. Lo que le pasa a Shug es que es muy mujer, me parece a mí. Lo mismo que Sofia.

Sofia y Shug no son como los hombres, dice él. Pero tampoco como las mujeres.

Querrás decir que no son como tú ni como yo. Ellas hacen su voluntad, dice él. Es diferente. Lo que más me gusta de Shug es lo que ha vivido. Cuando la miras a los ojos, te das cuenta de que ha estado donde ha estado y ha visto lo que ha visto y ha hecho lo que ha hecho. Y que ahora sabe.
c a t h
c a t hje citiraoпре 6 месеци
A veces me enfado y me dan ganas de arrancarle el pelo. Pero luego pienso que también Shug tiene derecho a la vida. Y a correr mundo en compañía de quien se le antoje. El que yo la quiera no le quita ningún derecho. Lo único que me duele es que no dice nada de volver. Y yo la echo de menos. Tanto echo de menos su amistad que, aunque se trajera a Germaine, yo los recibiría a los dos con los brazos abiertos, o moriría en el intento. ¿Quién soy yo para decirle a quién ha de querer? Lo mío es querer y nada más.
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)