bookmate game
es
besplatno
Nicolai Vasilievich Gogol

La nariz

  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    Aunque, sin embargo, con todo y con ello, si bien, naturalmente, se puede admitir esto y lo otro y lo de más allá, es posible incluso… Porque, claro ¿dónde no suceden cosas absurdas? Y es que, no obstante, si nos paramos a pensar, seguro que hay algo en todo esto.

    ASIES VIZCARRA RUSO

  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    Pero lo más chocante, lo más incomprensible de todo es que los autores sean capaces de elegir semejantes temas.

    Plantear temas "absurdos" para dejar en evidencia la sociedad rusa de esa época y sus sinsentidos. Un grande Nicolai, más grande que la nariz de un nargentino. 👁👄👁

  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    Y con la hija no me caso, desde luego. Así por las buenas, par amour, ¡ni pensarlo!

    A wiwi, non paj amuj si puj lajyón

  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    «¿Cómo se puede soliviantar a la gente con bulos tan estúpidos e inverosímiles?»
  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    Pero no hay nada eterno en el mundo. Por eso, la alegría del primer instante no es ya tan viva a los dos minutos, al tercero se debilita más aún y al fin se diluye inadvertidamente con el estado de ánimo habitual
  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    Pero, ¿qué diablos es un hombre sin nariz? No es un pajarraco ni es un ciudadano honrado.

    No es un ñuan ñiñel

  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    Pero, ¿qué diablos es un hombre sin nariz?
  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    Preciso es señalar que Kovaliov era un hombre sumamente susceptible. Podía perdonar cuanto dijeran de su persona, pero de ningún modo lo que se refiriese a su categoría o a su título.
  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    «Esto sí que es bueno -solía decir-. No hay nada mejor. No piden de comer, ocupan tan poco sitio que siempre caben en el bolsillo y si se caen, no se rompen.»
  • Antonela Espinozaje citiralaпре 3 месеца
    El asesor colegiado Kovaliov se tiró precipitadamente de la cama, sacudiendo la cabeza con preocupación: ¡no tenía nariz!
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)