bookmate game
es
Knjige
Werner Herzog

El crepúsculo del mundo

  • Juliana Jaramilloje citiralaпре 2 године
    Los dos hombres necesitan cada vez más tiempo para reparar su equipo. El clima húmedo lo devora todo, todo se pudre, todo se descompone. En una semana sin peligros a la vista, deciden hacer la colada. Entonces empieza a llover y guardan la ropa medio seca en una bolsa de plástico que han encontrado en una aldea. Al día siguiente sigue lloviendo, y al otro, cuando finalmente deja de llover y sale el sol, encuentran la bolsa de plástico abultada, como un globo a punto de estallar. Todo es blanco por dentro y está lleno de finos hilos, como si un algodón de azúcar hubiera reventado en el interior de la bolsa. Pero en realidad es el moho, que se ha expandido
  • Luis Paredesje citiraoпре 10 месеци
    futuro es siempre como una bruma deformante pero impenetrable sobre un paisaje desconocido, aunque a veces también reconocible.
  • Miguel Ángel Vidaurreje citiraoпре 2 године
    Operará desde la jungla. Su guerra será una auténtica guerra de desgaste. Escaramuzas desde distintos escondites. Será un fantasma intangible, la pesadilla perpetua del enemigo. La suya será una guerra sin gloria.
  • Miguel Ángel Vidaurreje citiraoпре 2 године
    Operará desde la jungla. Su guerra será una auténtica guerra de desgaste. Escaramuzas desde distintos escondites. Será un fantasma intangible, la pesadilla perpetua del enemigo. La suya será una guerra sin gloria.
  • Juliana Jaramilloje citiralaпре 2 године
    Después de visitar el santuario, conversamos en un parque hasta bien entrada la noche. ¿Era sonámbulo entonces o estaba soñando el hoy, el ahora? Esa pregunta lo asaltaba a menudo en Lubang. No tenía ninguna prueba de que cuando estaba despierto estuviera realmente despierto ni tampoco tenía pruebas de que, cuando estaba soñando, lo estuviera haciendo de verdad. El crepúsculo del mundo. Las hormigas, cuando se detienen por algún motivo inexplicable, mueven las antenas. Tienen sueños proféticos. Las cigarras gritan al universo. En los horrores de la noche hubo un caballo de ojos brillantes que fumaba puros. Un santo dejó una huella profunda en la roca sobre la que dormía. Los elefantes, por la noche, sueñan de pie. Los sueños febriles empujan las rocas de la noche, que suben rodando las montañas que hierven de ira. La selva se arquea y se estira como las orugas que caminan cuesta arriba y cuesta abajo. La garza, acorralada, solo ataca a los ojos de sus perseguidores. Un cocodrilo se comió a una noble damisela. Los muertos pueden ser enterrados de pie, de espaldas al sol. Tres montan a caballo, la silla está vacía. La red del durmiente captura peces. Quien camina de espaldas también debería hablar al revés. Onoda al revés es Adono. El corazón de los colibríes late mil doscientas veces por minuto. Los indios silenciosos de Mato Grosso do Sul creen que los colibríes viven dos vidas simultáneas. Onoda solo se siente seguro entre el ganado, en Mato Grosso. Su corazón late con sus corazones, su aliento respira con ellos. Entonces sabe que el lugar donde se encuentra es el lugar donde está. La noche ha terminado y los bancos de peces no saben nada.
  • Juliana Jaramilloje citiralaпре 2 године
    El pasado siempre era descriptible y medible, pero su memoria había deformado los acontecimientos, a veces confundiéndolos. Diez años después de la muerte de Shimada, todavía lo veía en la jungla. La memoria, en su innata misericordia, no permite que el dolor se conserve en el recuerdo (de lo contrario, probablemente ninguna mujer querría tener más hijos después de haber experimentado los dolores de un parto). El futuro es siempre como una bruma deformante pero impenetrable sobre un paisaje desconocido, aunque a veces también reconocible. El día llega a su fin. El sol saldrá por la mañana. La temporada de lluvias comenzará en cinco meses. Y luego, lo inesperado, surgido de la nada: una bala de rifle, visible como una bala trazadora en la luz del atardecer. Te alcanzará en el futuro si no te apartas. El punto donde la bala habría impactado, el plexo solar, ya no está donde estaba. El desgaste del uniforme es inevitable, pero el inevitable porvenir se puede cambiar. Mancha por mancha, ralentiza la descomposición, el desgaste y la putrefacción. Al final, seguía siendo un uniforme
  • Juliana Jaramilloje citiralaпре 2 године
    —A veces creo —dice Onoda— que las armas tienen algo innato que escapa a la influencia de los humanos. ¿Cobran vida propia una vez que se inventan? ¿Y la guerra en sí, acaso no tiene una especie de vida propia? ¿Sueña la guerra consigo misma? —Después, tras estar inmerso en sus pensamientos durante un buen rato, Onoda vuelve a decir algo que solo se atreve a expresar con mucha cautela, como si la idea fuera una vara de hierro al rojo vivo—: ¿Y si esta guerra también fuera solo un sueño para mí? ¿Es posible que esté herido en un hospital y, cuando al fin despierte tras varios años inconsciente, alguien me dirá entonces que solo fue un sueño? Que esta jungla, la lluvia, todo es un sueño. Que la isla de Lubang solo es un producto de la imaginación, que solo figura en las cartas náuticas inventadas de los primeros exploradores, en las que el mar está habitado por monstruos marinos y las personas tienen cabezas de perros y dragones.
  • Juliana Jaramilloje citiralaпре 2 године
    En Japón, en cambio, todo el mundo está al corriente de su guerra solitaria gracias a la prensa, que habla del mito del soldado valiente y abandonado a su suerte pero, al mismo tiempo, mantiene viva una dolorosa referencia a la reciente derrota
  • Juliana Jaramilloje citiralaпре 2 године
    Pero también hay momentos en los que Onoda sale con brusquedad de la jungla y dispara al aire sobre las cabezas de los aterrorizados aldeanos, solo para mostrarles que sigue allí, que todavía mantiene la isla de Lubang militarmente ocupada. Se convierte en un mito. Para los lugareños, es el fantasma del bosque y solo hablan de él en susurros. Para el ejército filipino, que no logra capturarlo, es un recordatorio constante de su ineptitud, pero al mismo tiempo los soldados se refieren a él con el afecto que se profesa a una mascota.
  • Juliana Jaramilloje citiralaпре 2 године
    La batalla de Onoda no tiene sentido para el universo, el destino de los pueblos, el curso de la guerra. La batalla de Onoda está formada a partir de la unión de una Nada imaginaria y un sueño, pero la batalla de Onoda, engendrada de la Nada, es un acontecimiento grandioso, arrebatado a la eternidad
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)