es
Kathryn Stockett

Criadas y Señoras

Obavesti me kada knjiga bude dodata
Da biste čitali ovu knjigu otpremite EPUB ili FB2 datoteku na Bookmate. Kako da otpremim knjigu?
Amandaje citiraoпре 2 године
«Escucha. Escúchame bien».

–Toas las mañanas hasta el día en que la entierran a una, hay que reflexionáun poco sobre esto. –Estaba tan cerca de mí que podía ver lo rosadas que eran sus encías–: Hay que preguntarse: ¿Me voy a creélo que la mala gente diga hoy sobre mí?
Karen Beatriz Luce Villegasje citiraoпре 10 месеци
nunca se imaginaría que es capaz de salir de casa y dejar a su hija llorando en la cuna de ese modo. Pero la criada lo sabe, ¡vaya si lo sabe! El servicio siempre se entera de todo.
Vado Palaciosje citiraoпре 2 године
A veces, cuando me aburro, no puedo evitar pensar en cómo sería mi vida si no hubiera escrito este libro. Esta tarde, estaría jugando al bridge; mañana, iría a la reunión de la Liga de Damas y tomaría notas para el boletín; luego, el viernes, Stuart me llevaría a cenar y volveríamos tarde a casa; el sábado, me levantaría cansada para ir a jugar al tenis... Cansada, sonriente y... frustrada.

Frustrada
Irisje citiralaпре 3 године
Miro a Chiquitina y, en lo más profundo de mí, sé que no podré evitar que termine pareciéndose a su mamá.
Andrés Yovanije citiraoпре 8 месеци
Al ver su reacción, me pregunto qué pasaría si todos los días le digo lo buena que es.
Andrés Yovanije citiraoпре 8 месеци
Noto un cosquilleo en mi interior, suave como el aleteo de una mariposa, viéndola jugar ahí fuera. Algo parecido a lo que sentía al mirar a Treelore. El recuerdo de mi hijo me pone un poco triste.
Andrés Yovanije citiraoпре 8 месеци
Es tu momento. Además, ¡maldita sea!, no pienso dejar que pierdas esta oportunidad sólo porque tu madre te haya convencido de que no eres lo bastante buena para alguien como él.
Andrés Yovanije citiraoпре 8 месеци
Escriba sobre lo que le molesta, sobre todo si es algo que a los demás parece no importarles.
Andrés Yovanije citiraoпре 8 месеци
Pero con el pulgar de Constantine apretándome la palma de la mano, me di cuenta de que yo era libre para elegir en qué creer.
Andrés Yovanije citiraoпре 8 месеци
No es que me preocupe mucho esa asociación de mujeres, pero me ha dolido descubrir lo fácil que a mi amiga le resultaría echarme.
Andrés Yovanije citiraoпре 8 месеци
Alguien cuyos ojos sencillamente te dijeran, sin palabras: «Para mí, estás bien así».
Andrés Yovanije citiraoпре 8 месеци
Debía aceptar que Constantine, mi única amiga, me había dejado a merced de esta gente.
Andrés Yovanije citiraoпре 8 месеци
–Toas las mañanas hasta el día en que la entierran a una, hay que reflexionáun poco sobre esto. –Estaba tan cerca de mí que podía ver lo rosadas que eran sus encías–: Hay que preguntarse: ¿Me voy a creélo que la mala gente diga hoy sobre mí?
Karen Beatriz Luce Villegasje citiraoпре 10 месеци
El librito es una lista de leyes que establecen lo que las personas de color pueden y no pueden hacer en varios estados del Sur.
Karen Beatriz Luce Villegasje citiraoпре 10 месеци
. Durante toda mi vida me habían dicho lo que tenía que pensar sobre política, sobre los negros, sobre el hecho de ser mujer... Pero con el pulgar de Constantine apretándome la palma de la mano, me di cuenta de que yo era libre para elegir en qué creer.
Karen Beatriz Luce Villegasje citiraoпре 10 месеци
–La primera regla cuando trabajas pa una señorita blanca, Minny:
Karen Beatriz Luce Villegasje citiraoпре 10 месеци
Aunque nuestro número aumenta, no podemos expandirnos, y nuestra porción de la ciudad se nos va quedando cada vez más pequeña
Veronica Elizondoje citiralaпрошле године
Noto cómo la amarga semilla que se plantó en mi interior el día que murió Treelore sigue creciendo. Quiero gritar muy alto, para que Chiquitina pueda oírme, que la suciedad no es de color, que los barrios negros de la ciudad no están contaminados con enfermedades. Quiero evitar que llegue ese momento (que sucede en la vida de todo niño blanco) en que empiece a pensar que los negros no somos tan buenos como los blancos
Veronica Elizondoje citiralaпрошле године
–La primera regla cuando trabajas pa una señorita blanca, Minny: Naes de tu incumbencia. No metas las narices en los problemas de la blanca ni vayas a llorarle con los tuyos... ¿Que no te llega pa pagá la factura de la luz? ¿Que te duelen los pies? ¡Te callas! Recuerda una cosa: los blancos no son tus amigos. No les interesa escuchá tus penas. Y si una señorita blanca sorprende a su marío con la vecina, no se te ocurra meterte por medio, ¿me oyes?
Edwin Tomás Bátenje citiraoпре 2 године
abotonada hasta el cuello como las monjas, zapatos sin tacón, supongo que para no parecer más alta, y una falda azul abierta en la cintura. Da la impresión de que Miss Skeeter se viste siguiendo las órdenes de alguien.
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)