Hombres que ya no hacen sufrir por amor, Coral Herrera Gómez
es
Coral Herrera Gómez

Hombres que ya no hacen sufrir por amor

165 štampanih stranica
  • 👍2
  • 💡2
Los hombres no nacen, se hacen. La masculinidad patriarcal es una construcción que surge, crece y se transmite de generación en generación en el seno de nuestra sociedad. Igual que la feminidad. Pero también hay muchas formas de ser hombre: existen cada vez más disidentes que no interiorizan los mitos de la masculinidad, ni reproducen sus estereotipos y roles clásicos. Cada hombre, en mayor o menor medida, se rebela contra el patriarcado, aunque la mayoría suele adaptarse para no quedarse al margen, y también para aprovecharse de los privilegios que el sistema concede a los varones solo por el hecho de serlo. Pero como nos cuenta Coral Herrera, los sumisos al orden patriarcal van a tener cada vez más problemas para relacionarse con mujeres independientes. En un momento en el que cada vez hay más mujeres en lucha por su igualdad, ¿son capaces ellos de disfrutar de estos cambios?, ¿por qué siguen resistiéndose a que sus compañeras obtengan los mismos derechos?, ¿cuál es su relación con el feminismo?, ¿están dispuestos a implicarse en esta revolución? Nos encontramos en un momento histórico: ya no hay excusas para seguir alimentando el machismo que todos hemos heredado y que seguimos llevando dentro. La autora nos incita a declararnos en rebeldía contra los mandatos de género, nos invita a entender que la forma que tenemos de relacionarnos, de amarnos, no es inocente ni definitiva. Estas páginas contienen una visión crítica, pero también una llamada a la acción desde el optimismo: porque otras masculinidades son posibles.
Prvi put objavljeno
2019
Da biste čitali ovu knjigu otpremite EPUB ili FB2 datoteku na Bookmate. Kako da otpremim knjigu?
Pretraži na Googleu
Utisak
Dodaj na policu
  • 👍Vredna čitanja2
  • 💡Poučna2
Prijavite se ili se registrujte
призрак
призракje podelio/la utisakпре 5 месеци
👍Vredna čitanja

Tiende a ser un poco redundante, pero las opiniones de la autora pueden, como es su objetivo, servir de trampolín masculino hacia otras lecturas y análisis. :)

Alberto
Albertoje podelio/la utisakпре 8 дана
💡Poučna

Martín Ramírez
Martín Ramírezje podelio/la utisakпре 2 месеца
💡Poučna

Paola Bravo
Paola Bravoje citiraoпре 11 дана
Ser un hombre obediente es agotador, porque la mayor parte de sus energías la dedican a sus luchas de poder, a sus demostraciones de fuerza y virilidad, a su necesidad de imponerse sobre los demás.
Alberto
Albertoje citiraoпрошлог месеца
Las pollas de los hombres están asustadas, y algunas están agotadas: emplean mucho esfuerzo en tratar de ofrecer la mejor imagen de sí mismas. El mercado está lleno de productos mágicos para enderezarlas o hacerlas más grandes, para que se parezcan a las inmensas pollas del porno. Las pollas reales se comparan con esas inmensas pollas y se sienten chiquitas, acomplejadas, tristes y frustradas.

A veces las pollas se enfadan y embisten contra lo que sea con tal de recuperar su dañada autoestima, se imponen sobre cuerpos ajenos para penetrar todos sus agujeros, se corren dentro para dejar su huella y lucir su potencia. Arrasan con todo lo que encuentran a su paso, sin medir el dolor de su violencia en los coños y en los culos que violan sin piedad para subir su autoestima.

A las pollas les gusta exhibirse cuando son grandes y jóvenes, pero se esconden como ratas cuando son pequeñas, cuando no funcionan debidamente, cuando sus dueños sufren enfermedades físicas o dolores del alma. Las pollas son muy delicadas y tienen una relación muy compleja con el cerebro que las maneja. A veces se rebelan y funcionan a otro ritmo, sin que el dueño pueda controlarlas.

Las pollas no son robots programados para el éxito: no siempre obedecen cuando se les pide que cumplan con su deber. Si no se sienten a gusto, si no se sienten libres, si no se sienten cuidadas, si no se sienten en confianza, se rebelan y no se levantan.

O se levantan y se vacían en dos minutos, y, después de cumplir con su obligación, vuelven a refugiarse en su capullo.

Así están las pollas: disociadas de los machos a los que pertenecen. Desorientadas en un momento en que los coños y los culos están cambiando a velocidades inauditas: ya no se callan ni aguantan lo que les echen encima. Ahora se abren gozosos al placer y al amor, y están deseando explorar más allá de los límites que impone el patriarcado. Otras posturas, otros ritmos, otras formas de relacionarse: los cuerpos de las mujeres ya no se someten a las normas del sexo patriarcal, y los hombres no saben muy bien cómo actuar frente a esta sexualidad femenina que es cada vez menos sumisa y más complaciente.

Las mujeres ya no nos sentimos tan obligadas como antes a fingir orgasmos para no dañar la autoestima y el ego de los machos. Nuestra sexualidad es mucho más diversa y compleja porque no excluye las emociones ni los sentimientos y porque no tiene un final:
bris657657
bris657657je citiraoпрошлог месеца
Y en este sentido, creo que la honestidad es uno de los valores principales de las relaciones amorosas y afectivas.
Feminismo, Erika Albarrán
Erika Albarrán
Feminismo
  • 27
  • 4
Extra , Angie MG
Angie MG
Extra
  • 72
Mujeres, Diana C.
Diana C.
Mujeres
  • 44
Quiero leer, Peachy Rabbit
Peachy Rabbit
Quiero leer
  • 22
Feminismo, Sebastián Sosa
Sebastián Sosa
Feminismo
  • 18
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)