es
Knjige
Alejandra Kamiya

Los árboles caídos también son el bosque

  • ℰithan.˚₊je citiraoпре 3 месеца
    Y la flor, abierta como una boca que grita. Muda de sentido en su belleza.
  • Alma Torresje citiralaпре 7 дана
    La casa se llama El secreto, piensa Belinda. Los secretos contienen a la gente adentro, protegiéndola o haciéndola prisionera. Todas las casas podrían llamarse así. Pasamos del secreto de nuestros padres a formar nuestro propio secreto con la persona que elegimos.
  • Alma Torresje citiralaпре 7 дана
    “Se puede morir de tristeza, y de amor también”, dijeron. “Tanto”, dijeron, “que hay que tener cuidado”. Pensaron en la señorita Ana. Guille y Belinda tenían miedo de que se muriera. Hasta las cuentas que escribía en el pizarrón daban tristeza. “Lo malo de los novios”, habían concluido ellas, “es que te dejan”.
  • Alma Torresje citiralaпре 7 дана
    Vas a mirar el mar, vas a sentir ese olor extraño que viene y va
  • Alma Torresje citiralaпре 7 дана
    La mesa va a quedar vacía. Solo los bols, tazas, pequeños platos, vacíos como esqueletos. Y la flor, abierta como una boca que grita. Muda de sentido en su belleza.
  • Alma Torresje citiralaпре 7 дана
    Los perfumes deben seducir como lo que se oculta
  • Brenda Jiménezje citiralaпрошлог месеца
    El reposo es importante. En todo
  • Brenda Jiménezje citiralaпрошлог месеца
    Hay muchas cosas que no tienen nombre. Ciertos momentos del día, como aquel rojizo entre la tarde plena de luz y la noche, ciertos gestos, ciertos ritmos, algunas partes del cuerpo, algunos colores como verdes que no son ni agua ni musgo
  • Silje citiralaпрошлог месеца
    Hay muchas cosas que no tienen nombre. Ciertos momentos del día, como aquel rojizo entre la tarde plena de luz y la noche, ciertos gestos, ciertos ritmos, algunas partes del cuerpo, algunos colores como verdes que no son ni agua ni musgo.
  • Paolaje citiraoпрошлог месеца
    os árboles caídos también son el bosque.
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)