es
Ann Radcliffe

El Italiano, o el confesionario de los penitentes negros

Obavesti me kada knjiga bude dodata
Da biste čitali ovu knjigu otpremite EPUB ili FB2 datoteku na Bookmate. Kako da otpremim knjigu?
Ann Radcliffe (1764–1823) es posiblemente la autora con más carisma entre todos los escritores que, hacia finales del siglo XVIII y comienzos del XIX, cultivaron con pasión un tipo de relato terrorífico que con el tiempo se denominaría literatura gótica o género gótico. Dos son las obras de Ann Radcliffe que reúnen en su trama los elementos más característicos de un buen relato gótico -castillos tenebrosos, conventos y criptas siniestras, clérigos perversos y heroínas románticas perseguidas-: «Los misterios de Udolfo» (Gótica núm. 5), y la presente, «El Italiano». A las ilustres perseguidas de las pesadillas de Radcliffe hay que añadir ahora a la desgraciada Ellena di Rosalba, víctima del monje despiadado Schedoni. Ellena es arrancada de un medio seguro y amable para ser arrojada sin contemplaciones a un mundo hórrido y hostil, lleno de amenazas y de peligros, un universo dominado por lo desconocido, cuyo reflejo en la mente de la heroína adopta la sinuosa forma de la angustia. Secuestrada y conducida a un apartado convento, encerrada posteriormente en un castillo bajo el dominio del malvado, Ellena se ve inmersa repentinamente en el ámbito gótico, un espacio cerrado, tenebroso, impreciso y laberíntico. «El Italiano» no sólo provoca emociones intensas que provienen de lo oscuro e ignoto, sino que también hace que el entendimiento se ponga en movimiento para buscar las claves del misterio, dando lugar de este modo a placeres de naturaleza eminentemente intelectual.
Ova knjiga je trenutno nedostupna
620 štampanih stranica
Da li već pročitali? Kakvo je vaše mišljenje?
👍👎

Citati

    AEMIje citiraoпре 19 сати
    «Ellena, has tenido tiempo de
    AEMIje citiraoпре 19 сати
    «En ese caso ni temo ni espero; obedeceré lo que me dicta la gratitud, el afecto, y creo que jamás renunciaré a ti, si no cambias».
    AEMIje citiraoпре 19 сати
    «Ellena, has tenido tiempo de comprobar hasta dónde te quiero y no creo que puedas dudar de mi amor; hace mucho me prometiste… me prometiste solemnemente, en presencia de la que ya no está entre nosotros, pero cuya alma estará mirándonos incluso en este instante… de la que te confió a mis más tiernos cuidados, que serías mía para siempre. ¡Por estas sagradas verdades, por este recuerdo indeleble, te suplico que no me abandones a la desesperación ni, llevada por la fuerza de una justa indignación, sacrifiques al hijo por la política equivocada y cruel de la madre! Ni tú ni yo somos capaces de imaginar los infundios que pueden propalar sobre nosotros en cuanto se sepa que has abandonado Santo Stefano. Si dilatamos la santificación de nuestro matrimonio, sé, presiento… ¡que te perderé para siempre!»
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)