es
Stephen King

Rabia

Obavesti me kada knjiga bude dodata
Da biste čitali ovu knjigu otpremite EPUB ili FB2 datoteku na Bookmate. Kako da otpremim knjigu?
    Nahomy López Ramírezje citiraoпре 2 године
    Este es el lugar. Este es el punto sobre el cual hacen broma los hombres como mi padre cuando salen de caza o están en la barbería. Los hombres matan por esto; lo abren a la fuerza, lo roban o lo fuerzan, lo toman… o lo dejan.
    Nahomy López Ramírezje citiraoпре 2 године
    Disparé, ella cayó, y se produjo un silencio indescriptible, un lapso infinito, y todos retrocedimos un paso, contemplando cómo la bola daba vueltas y vueltas, saltando, vacilando, relampagueando un instante y siguiendo su marcha, cara o cruz, rojo o negro, pares o nones. Creo que ese momento terminó. De veras lo creo. No obstante a veces, en la oscuridad, pienso que ese espantoso momento fortuito y casual todavía dura, que la rueda aún gira, y que todo lo demás ha sido un sueño.
    Argelia Pargaje citiralaпре 2 године
    La locura empieza cuando uno no puede ver ya las suturas que mantienen unido el mundo.
    Argelia Pargaje citiralaпре 2 године
    yo mantenía hasta entonces la creencia de que las cosas cambian, pero las personas no.
    Argelia Pargaje citiralaпре 2 године
    Supongo que cuando uno se desvía de la ruta principal, debe estar preparado para descubrir algunas cosas curiosas.
    Stefanie Gómezje citiraoпре 2 године
    existe un Mr. Hyde para cada feliz rostro de doctor Jekyll, una cara oscura al otro lado del espejo.
    Argelia Pargaje citiralaпре 2 године
    No trato de justificar nada, ¿entendido? Actualmente no estoy de humor para emprender ninguna clase de cruzada. Sólo pretendo plantear que los jóvenes norteamericanos viven rodeados de violencia, tanto real como imaginaria.
    Argelia Pargaje citiralaпре 2 године
    Los astrónomos denominan a la línea entre la luz y la oscuridad «el terminador».
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    Hice ademán de buscar algo tras el montón de libros y plantas colocados sobre el escritorio de la señora Underwood.

    —¡Aquí tienes, policía de mierda! —exclamé.

    Él disparó tres veces.
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    Empezaremos a lanzar gases dentro de un minuto.

    —Será mejor que no —repuse mirando a Ted. Él no me devolvió la mirada, que continuaba fija en el vacío. Viera lo que viese allí, debía ser algo muy sabroso, pues seguía babeando—. Os habéis olvidado de contar las narices. Si lo hubierais hecho, sabrías que todavía queda uno aquí, conmigo. Está herido.
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    Cuando te haces daño a los cinco años, lo anuncias al mundo con gran alboroto; a los diez, lloriqueas, pero cuando cumples los quince empiezas a tragarte las manzanas envenenadas que crecen en tu árbol del dolor. Es el camino occidental hacia el conocimiento. Empiezas a meterte los puños en la boca para acallar los gritos, sangras por dentro. Ellos habían llegado ya tan lejos…
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    ¿Era posible que me hubieran disparado en el candado apenas diez minutos antes? Tuve el loco impulso de preguntar si había sucedido realmente. ¡Qué extraños eran aquellos chicos y chicas!
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    La gente te machaca, te agobia si les dejas, como ha dicho antes Pocilga. Todos quieren rebajarte y ensuciarte.
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    Me puse en pie, llorando. Tenía el cabello sucio de tierra. La cabeza no me dolía lo suficiente para justificar las lágrimas, pero allí estaban. No podía contenerlas. Todos los presentes tenían ese curioso aire perruno que adoptan los chicos cuando se han excedido, y noté que evitaban mirarme. Fijaban la vista en las puntas de sus pies como si quisieran asegurarse de que aún estaban allí. Miraban la valla cerrada con una cadena como para cerciorarse de que nadie la robaba. Algunos miraban hacia la piscina del jardín vecino por si alguien estaba ahogándose y necesitaba un rápido rescate.
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    Joe me miró. Se empeñaba en cuidar de mí, y de pronto me sentí más aterrorizado que nunca desde aquella noche en que desperté en la tienda de campaña durante la cacería con mi padre. Cuando llevas un rato bajo la protección de alguien, empiezas a detestar esa situación; además, temía que Joe me odiara algún día por ello. En aquel instante, con mis doce años, no tenía muy claras tales ideas, pero las intuía.
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    —No creo que me importara que muriera —murmuró Pocilga con una breve y horrorizada sonrisa—. Ojalá tuviera un arma como la tuya, Charlie. Si la tuviera, creo que la mataría.
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    Quizá lo que Grace había dicho tenía el sabor característico de esas cosas, pero la admiré por expresarlo en voz alta, sin reprimirse; el precio de la sinceridad siempre es muy elevado.
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    locura es sólo cuestión de medida, y hay mucha gente, aparte de mí, que siente el impulso de hacer rodar cabezas.
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    —¡Calla! —exclamó con voz aguda, estridente—. ¡Ya has matado a dos personas!

    —Eres un chico muy observador —murmuré.
    Gerardo Barriosje citiraoпре 2 године
    ¿Cómo debe ser la caída desde lo alto de un precipicio para el suicida? Creo que debe de experimentar una sensación de cordura. Probablemente por eso gritan hasta el instante de estrellarse contra el fondo.
fb2epub
Prevucite i otpustite datoteke (ne više od 5 odjednom)